Evo Morales noticias   SUBMIT


  close

Tuvieron que pasar 37 años para que se concrete formalmente el programa de los biocombustibles y el país dé el salto tecnológico que hace tres décadas dio Brasil y dos Argentina. Por eso la emoción del empresariado cruceño al firmar un contrato de compraventa de 150 millones de litros de alcohol anhidro, por los que YPFB pagará $us 106 millones a cuatro ingenios (Unagro, Guabirá, La Bélgica y Aguaí).

El acuerdo que tendrá vigencia por un año, a decir del titular de Infocal y expresidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, Gabriel Dabdoub, es la garantía que el sector espera para poder realizar sus inversiones pues hay la certeza de que el proyecto de los biocombustibles va a continuar y no hay marcha atrás.

Dabdoub destacó como histórica la alianza Gobierno-privado y rememoró cuando en 1982 se intentó dar los primeros pasos con el Comité Nacional de Uso del Alcohol.

Dabdoub remarcó que con este proyecto se va a iniciar la inversión de $us 1.600 millones del sector privado y unos $us 400 del público. “Paulatinamente se van a crear unos 27.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos. Es un gran proyecto que beneficiará al país”, señaló Dabdoub.

Héctor Justiniano, vicepresidente del ingenio Unagro, remarcó que la caña es un producto noble que no está siendo aprovechado en todo su potencial y que para pasar de 150.000 a 300.000 hectáreas de caña hacía falta este tipo de señal (firma de contrato) para dar certidumbre a los inversores.

A su vez, los presidentes del ingenio Aguaí, Cristóbal Roda; de Guabirá, Mariano Aguilera, y de La Bélgica, Rodrigo Gutiérrez, se mostraron satisfechos con la firma de los contratos y se comprometieron a ampliar la frontera agrícola cañera de Santa Cruz. Subrayaron que esperan que en 2025 la demanda de alcohol anhidro no sea menor a los 500 millones de litros.

Super etanol 97 y el biodiésel

Luis Alberto Sánchez, ministro de Hidrocarburos, puntualizó que el ingreso a la era de los biocombustibles no tiene marcha atrás y una prueba de ello es que antes que importar aditivos por un volumen de 150 millones de litros, el Gobierno mediante la estatal petrolera va a pagar $us 106 millones a la industria nacional y no $us 130 millones a algún país del extranjero.

“El país se va a ahorrar unos $us 24 millones y lo más importante es que se va a reducir la contaminación al medioambiente”, dijo Sánchez, a tiempo de señalar que el próximo objetivo es trabajar para la producción y comercialización, a más tardar hasta fin de año, de biodiésel.

Óscar Barriga, presidente de la estatal YPFB, aclaró que el contrato octubre-diciembre de 2018 que tenían los ingenios concluyó y no hay ninguna deuda. Calcula que entre junio y julio de este año se introducirá al mercado la Super Etanol 97 que reemplazará a la gasolina Premium.

El presidente Morales señaló que la firma de contratos es una muestra de que es posible un trabajo entre el sector público y privado siempre que haya una planificación.