Evo Morales noticias   SUBMIT


  close

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) está bajo presión después de habilitar al binomio Evo-Álvaro. Un opositor político, que se inscribió como militante del MAS, presentó la primera impugnación en contra de la repostulación de Evo Morales, mientras que el diputado Wilson Santamaría (UD) anunció que iniciará procesos penales en contra de los vocales que aprobaron la resolución que autoriza la candidatura a la reelección.

El ciudadano Marcel Rivas, que se identificó como militante del MAS, presentó la impugnación contra la candidatura de Evo Morales y Álvaro García Linera porque, en su criterio, no corresponde que se presenten, ya que están inhabilitados por el artículo 168 de la Constitución Política del Estado, que contempla la reelección por una sola vez, pero los actuales gobernantes se han presentado en tres ocasiones desde 1995.

El senador Arturo Murillo (UD) dijo que la impugnación forma parte de una estrategia planificada por el MAS desde que salió la Ley de Organizaciones Políticas y que, por esa razón, se decidió el registro de Rivas como militante del MAS.

Los funcionarios del Órgano Electoral recibieron el documento detrás de las rejas, que están fuertemente custodiadas por un contingente policial apostado en las puertas del TSE desde la noche del martes, cuando se conoció la decisión de los vocales electorales de habilitar la candidatura de Morales y de García Linera. Al frente, la vigilia sigue como una presión simbólica porque los vocales sesionan en otro edificio.

Por su lado, el diputado opositor Wilson Santamaría informó ayer de que presentará una demanda penal en contra de los vocales del TSE María Eugenia Choque, Idelfonso Mamani, Lidia Iriarte y Lucy Cruz, que habilitaron a Evo y a Álvaro para las elecciones de 2019.

En el interior del país

En las ciudades de Oruro y Cochabamba se registraron amagos de pugilato entre los activistas y los partidarios del MAS. En la capital del valle, un grupo de integrantes de las plataformas estaba protestando en la plaza 14 de Septiembre y llegó un numeroso grupo de masistas con los que hubo jalones ante la mirada de la Policía.

En Oruro también se registraron empujones entre los dirigentes de la plataforma Bolivia dijo No con militantes del MAS que estaban en la plaza 10 de Febrero. El presidente del Comité Cívico de Oruro, Bryan Nigovic, dijo que fueron los del MAS quienes agredieron y la retirada de los cívicos y activistas evitó un mayor conflicto o una gresca.

En los departamentos de Pando y Beni hubo movilizaciones esporádicas frente a las oficinas de los tribunales electorales departamentales. En Cobija, un numeroso grupo de activistas realizó un plantón frente al TED de ese departamento.

En Trinidad, las manifestaciones se realizaron la noche del martes luego de conocerse la decisión del TSE y ayer los cívicos estaban concentrados en preparar el paro convocado. El dirigente Mauricio Guiteras hizo un llamado a las instituciones para que se sumen a esta medida, adelantó que se podría convocar un paro indefinido y pidió al gobernador y al alcalde manifestarse si están en contra o a favor del Gobierno.

En Tarija hubo una pequeña movilización frente al TED de ese departamento, pero sin grandes despliegues de ciudadanos. El gobernador, Adrián Oliva, abordó el tema y dijo que el TSE vulneró los derechos políticos de los ciudadanos que se manifestaron mayoritariamente en un referéndum que fue convocado por el propio oficialismo.

Las marchas

Entretanto, las dos marchas en el departamento de La Paz casi concluyeron. La caminata que partió de Konani llegó finalmente a la localidad de Achica Arriba y por la tarde llegaría hasta la zona de Senkata, en la ciudad de El Alto, y descenderá a La Paz mañana en plena jornada de paro.

Lo mismo sucede con la marcha que vino desde Chulumani, que llegó hasta la tranca de Urujara y pretende ingresar al centro paceño mañana y reunirse con la otra marcha en la plaza Abaroa, donde se prevén actos.

Finalmente, la Iglesia emitió un comunicado en el que alertó sobre los riesgos que implica la decisión de habilitar a Evo Morales y Álvaro García Linera, y recordó lo que los obispos alertaron de las consecuencias en la reunión que tuvieron en noviembre, “poniendo en duda las bases de la democracia y abriendo un futuro incierto para los bolivianos”, señala el documento.